Estrategia de Escritura Emergente

Para comenzar este curso y recibir tu certificado por favor inicia Sesión o regístrate

¿Cómo podemos mejorar?

¿Cómo podemos mejorar la implementación de esta estrategia?

La estrategia de Escritura Emergente ha sido probada por todas las educadoras y asistentes en educación de párvulos que han participado del programa de desarrollo profesional docente y directivo Un Buen Comienzo. Durante estos años, hemos recogido e integrado mejoras a la estrategia a partir de la experiencia de estos equipos educativos, y entendemos que la misma estrategia no funciona del mismo modo en todos los contextos. Es por esto, que te invitamos a aplicarla en el aula, y a modificarla de ser necesario. Recomendamos, sin embargo, hacer este proceso mediante una metodología que permita registrar y comprender realmente qué funciona y qué no, y cómo las decisiones que tomamos a la hora de adaptarla modifican los resultados.

En términos generales, recomendamos aplicar ciclos simples de mejora, que consideren cuatro momentos:

fundacion-oportunidad-ciclo-phea

Ciclo de mejora continua para la estrategia de escritura emergente

 

Planificar

Prepara y planifica la aplicación de la estrategia, siempre respondiendo a las siguientes preguntas: ¿Qué quiero que los niños aprendan?; ¿Cómo sabré si los niños aprenden lo esperado?; ¿Distingo y manejo los elementos básicos que me permitirán ampliar y mediar la experiencia pedagógica?. Para esto te recomendamos considerar algún indicador observable, que permita reconocer los avances en el proceso de escritura de los niños, por ejemplo el objetivo propuesto en  las planificaciones de Escritura Emergente: "Escribir a partir de una idea que surge del contexto del cuento", el que se podría ajustar según las necesidades y/o avances del grupo en general o para algunos niños en particular.

 

Hacer

Implementa la estrategia según lo planificado. Se recomienda identificar las etapas del desarrollo de escritura de los niños.

 

Ajustar

Revisa los datos y registros del proceso. Se recomienda anotar información relevante que permita ajustar y mejorar  las experiencias pedagógicas en relación a: ¿Cómo nos fue?; ¿Pudimos observar resultados positivos en los niños?; ¿Cuáles? ¿Fueron capaces los niños de realizar la experiencia de aprendizaje?; ¿Se vieron interesados durante el proceso?; ¿Fueron adecuados los materiales en calidad y cantidad?; ¿Surgieron imprevistos?; ¿Cuáles?; ¿Nos alcanzó el tiempo propuesto? u otros elementos.

 

Estudiar

Considerando los datos, reflexiona en equipo educativo acerca del proceso. ¿Resultó como quisimos?; ¿Qué funcionó bien?; ¿Qué podríamos mejorar, y cómo?. Con las respuestas a estas preguntas, inicia un nuevo proceso de planificación y comienza un nuevo ciclo.