Para comenzar este curso y recibir tu certificado por favor inicia Sesión o regístrate

Estrategia de Vocabulario

¿Cómo definimos la palabra?

¿Cómo definimos la palabra que vamos a enseñar?

 

Debemos definir las palabras de forma precisa y amigable. Nuestra primera regla de oro es: no definimos palabras de nivel dos, utilizando palabras de nivel dos. A veces caemos en la tentación de utilizar palabras de nivel dos que creemos que nuestros niños conocen, pero es mejor evitarlo, porque puede que no todos los niños manejen esa palabra. Entonces, es necesario utilizar sólo palabras que estamos seguros todos los niños conocen.

Debemos buscar la forma de definir la palabra lo más precisa posible pero de modo que los niños la comprendan, y siempre en el contexto del cuento. Por ejemplo, si encontramos la palabra “orgullosa” en su acepción positiva a partir de este contexto: “Por primera vez se hizo el muerto perfectamente. Mamá Zarigüella estaba muy orgullosa de él.” (Kasza, Keiko. No te rías, Pepe), no podemos definirla en su acepción negativa, como “Alguien a quien le cuesta admitir cuando se ha equivocado, o le cuesta recibir ayuda”.

Por último, nunca debemos pedir a los niños que definan la palabra ya que podrían quedarse con un significado erróneo de ésta. Debemos intentar ser lo más precisos posible con el lenguaje que utilizamos. Por ejemplo, al definir la palabra furioso, podemos decir: Cuando me siento muy molesto por algo o alguien. A simple vista, pareciera ser correcto, sin embargo, si ponemos en orden de intensidad las palabras que se refieren a ese sentimiento, nos encontramos con algo así:

 

 

Según esto, “Muy Molesto” equivale a “Enojado”, y “muy enojado” equivale a Furioso. La definición, entonces, debería decir “cuando me siento muy enojado por algo o alguien”, puesto que “muy molesto” no alcanza la intensidad propia de la palabra “Furioso”.

Ahora es tu turno

1. En el cuento “Una cena elegante” de Keiko Kasza, nos encontramos con el siguiente texto:

“Se lanzó a agarrar la rata, ésta se zarandeaba demasiado de las manos de Tejón. Luego se escabulló lo más rápido que pudo.

¿Cuál es la mejor definición precisa y amigable de escabullirse?: