Estrategia de Pensamiento Matemático

Para comenzar este curso y recibir tu certificado por favor inicia Sesión o regístrate

¿Cómo trabajar esta estrategia?

¿Cómo estimular el pensamiento lógico matemático en los niños?

Las experiencias pedagógicas de esta estrategia se destacan por trabajar de manera lúdica y progresiva el largo proceso de abstracción. Esta interacción gradual y continua, que se inicia desde la exploración libre con diferentes objetos, permite a los niños crear mentalmente pequeñas relaciones de correspondencias y comparaciones de semejanzas y diferencias, para poder clasificar y paralelamente seriar; habilidades que al sintetizarse consolidan el concepto de número (JLB Cóndor, ‎2013).

Al inicio, el adulto debe modelar y verbalizar constantemente la manera de "hacer", para producir conocimiento a partir de la acción de los niños y darles la oportunidad de razonar lógicamente.  Sin embargo, al finalizar el año, podrá ver como el grupo de niños avanza desde sus propios conocimientos intuitivos hacia la construcción de las nociones lógicas básicas.

Descarga aquí la progresión en indicadores observables de esta estrategia.

El pensamiento matemático va mucho más allá de pensar en términos de números. Su estimulación permite a los niños entender conceptos y establecer relaciones lógicas cada vez más complejas para interpretar la realidad.  Por tal razón, debe introducirse en un contexto diario respetando las edades, características del grupo, los ritmos individuales, de manera divertida, significativa y lúdica.

Para estimular el pensamiento matemático te recomendamos utilizar permanente estas prácticas de manera “natural” en el trabajo diario:

  • Permite a los niños manipular y experimentar libremente con diferentes objetos, déjalos que tomen conciencia de sus propiedades, sus diferencias y semejanzas; de esta forma estarán razonando y estableciendo relaciones sin darse cuenta.
  • Propone actividades para identificar, clasificar, comparar o seriar como juegos y con diversos tipos de objetos.
  • Muestra los efectos sobre las cosas en situaciones cotidianas, mientras se lavan sus manos, cierran la puerta o lanzan una pelota.
  • Genera ambientes adecuados que permitan la observación, reflexión y discusión grupal. Haz que comenten eventos inexplicables y que jueguen a buscar una explicación lógica.
  • Utiliza y dispone en la sala juegos que contribuyan al pensamiento lógico como: naipes, ruletas, rompecabezas, dados, tableros o juegos de salón, dominó, entre otros.
  • Plantea problemas que supongan un desafío o reto de acuerdo con sus edades y capacidades.
  • Deja que manipulen y utilicen cantidades en situaciones prácticas como jugar a comprar y vender o encontrar un tesoro oculto.
  • Permite que ellos solos enfrenten los problemas matemáticos a partir de tus pistas o guía.
  • Mientras juegan, invítales a imaginar posibilidades y establecer hipótesis con preguntas abiertas del tipo ¿Qué pasaría si...?; ¿Qué harías tú? ¿Por qué?; ¿Cómo lo hiciste?; ¿Qué puedes decir de…?; ¿Por qué hay más o menos?; ¿Cómo lo sabes?; ¿Puedes intentar de otra manera?, entre otras.