Estrategia de Pensamiento Matemático

Para comenzar este curso y recibir tu certificado por favor inicia Sesión o regístrate

Los pasos de la estrategia

¿Cómo lo hacemos?

Este trabajo probado de manera piloto por el equipo de innovación curricular de nuestra Fundación, en escuelas públicas de la VI región, muestra cómo promover las habilidades sociales y de autorregulación, uniendo el juego con el aprendizaje.

Para iniciar la implementación puede guiarse por los siguientes pasos:

Evalúe los espacios de su aula para ornamentar y designar un lugar o mueble donde ubicar el material de pensamiento matemático, de manera permanente. Idealmente a la altura de los niños.

Analice en conjunto ideas para seleccionar y/o elaborar los materiales que los niños usarán: peluche o mascota de la sala, cartel pensamiento matemático, tarjetas de números, tarjetas: igual/diferente, largo/corto, alto/bajo y pesado/liviano, etc. cartillas para contar, fichas para contar, números pequeños, tarjetas números ordinales, tarjetas de puntos, tarjetas de signos + -, huinchas de papel, figuras geométricas de goma eva, cuerpos geométricos, bloques de madera, legos y cubos conectables, rompecabezas de 6, 12 y 24 piezas, palos de helado y tapas de diferentes tamaños y colores, lanas o cuerdas, lápices, plumones, pegamentos, scotch, platos de cartón o canastas; Dispuestos en cajas etiquetadas y  organizadas, para que los niños de manera  autónoma y progresiva puedan manipular, utilizar y experimentar.

Personalice las necesidades del grupo, estableciendo de manera gráfica, clara y consensuada las reglas de la sala, especialmente aquellas que facilitarán el trabajo colaborativo de cada momento del día como: levantar la mano para dar la opinión, ordenar los materiales, pedir y ofrecer ayuda, sentarse en el círculo, respetar turnos, escuchar  cuando alguien habla, entre otras.

Disponga y organice el tiempo diario para realizar la experiencia pedagógica de  pensamiento matemático del día, en 35 minutos aproximadamente. Los niños pequeños necesitan ambientes que ofrezcan estructura y certeza, que les permita anticipar lo que va a suceder y lo que se espera de ellos durante el día.

El equipo educativo a cargo debe conocer la planificación diaria y preparar con antelación los materiales necesarios para evitar las pérdidas de tiempo. Dedique un  tiempo para leer y familiarizarse con el esquema de la Planificación Diaria propuesto, que incluye:

  • Nº de la actividad: que permite visualizar y saber dónde encontrar los materiales propios de cada experiencia.
  • Día: espacio para registrar, organizar y establecer la fecha en que realizará la experiencia.
  • OAT: espacio para identificar, seleccionar y escribir el Objetivo de Aprendizaje Transversal, desde las sugerencias del programa anual u otros que estime utilizar.
  • Objetivo de aprendizaje (OA), que indica el foco del quehacer pedagógico y establece los aprendizajes que se esperan. Además de un indicador, que describe la conducta o señales observables.
  • Experiencia pedagógica o actividades organizadas en 3 momentos (inicio, desarrollo y cierre), con preguntas de referencia para orientar el rol del adulto.
  • Materiales o instrumentos de apoyo y herramientas que facilitan el aprendizaje, como material concreto, impresos, videos, tarjetas, etc.

Diariamente se incluyen las instrucciones y el vocabulario matemático para presentar las experiencias pedagógicas. Tenga siempre presente que los adultos son un modelo para la adquisición, producción, estructura y uso del lenguaje.

Siempre que sea posible, organice o reúna a los niños en grupos más pequeños de trabajo. Algunas planificaciones están diseñadas con materiales y experiencias que necesitan un trabajo de manipulación más individualizado, para lograr presentar, reforzar o mejorar la participación. En este sentido es importante establecer criterios  variados y claros para formar los grupos, por ejemplo, según: género, edad, ubicación en la sala, afinidad, al azar, etc. El trabajo en pequeños grupos le permitirá visualizar y monitorear el progreso de los niños, respondiendo de mejor manera a las necesidades e intereses de cada uno de los niños.

Contemple antes y después de cada actividad tiempos de transiciones. Estos ofrecen excelentes oportunidades para reforzar de manera lúdica el desarrollo del lenguaje, matemática, motor y otras áreas, así como también regular la atención para iniciar la actividad a realizar.

Algunas ideas para jugar:

Crear patrones de colores

Jugar con números y tableros

Jugar al gato

Contar fichas de colores